Entre ser Lois Lane, Batichica y…

Cuando me preguntaban de niña que es lo que quería ser cuando fuera grande, mis respuestas iban desde ser maestra, abogada, mamá, cantante, bailarina, bióloga, química, astrónoma, antropóloga y  un montón de cosas, pero menos que estudiaría ciencias de la comunicación o que tal vez terminaría trabajando en una biblioteca.

Pero así fue, termine estudiando ciencias de la comunicación y luego trabajando por siete maravillosos años como periodista. Después por esas

Lois Lane/Foto tomada de la web sin fines de lucro

cosas de la vida un día me encontré trabajando en una biblioteca como “Library Associate” y contemplando la posibilidad de estudiar una maestría para convertirme en toda una bibliotecaria.

De mi paso como Lois Lane, osea como reportera, creo que ya he hablado bastante en este blog, por eso ahora quiero hablar  de mi casi, casi paso a convertirme en una bibliotecaria como lo era la mismísima Bárbara Gordon, la Batichica de los cómics de Batman.

Empezare contando que hay muchos, pero muchos estereotipos de las y los bibliotecarios, uno es que es que todos usan lentes y ok si muchos de los que llegamos a trabajar en una biblioteca si usamos lentes y bueno si somos un tanto nerds porque nos encanta leer y al embarcarnos en leer tantas historias que nos rodean empezamos a crear un mundo en el que los imposibles no existen y en donde quisiéramos que todos aunque sean por un momento entraran y es que un libro les juro que es el pasaporte a cualquier lugar, momento o espacio.

Un bibliotecario es una cajita de enormes conocimientos y bueno ya que traspasas algunas capas de ellos, algunos son un poco tímidos o introvertidos, te puedes dar cuenta que con cada charla con ellos o con ellas te enriqueces.

Como bien dice mi papá a veces esta vida va tan rápido que uno no se detiene a saborear lo que pasa y en una biblioteca es el lugar ideal para estacionarnos un momento y ver lo que esta pasando a nuestro alrededor, leer ficción, una biografía, o tal vez una revista y conocer asi lo que otros piensan del mundo.

Tal vez ya no mucha gente leer los diarios, pero les cuento que en la biblioteca teníamos un sólo diario y la gente tenia que hacer fila para leerlo, ven les digo que es el lugar para saborear la vida.

También  trabajando en la biblioteca me di cuenta de la enorme brecha tecnológica que hay en nuestra  sociedad, tal vez algunos ya estamos pensando en que viene después del iPad y el nuevo iPod, pero en la biblioteca a diario tenia que ayudarle a personas de todas las edades a abrir una cuenta de correo electrónico o a buscar trabajo usando la web; créanme hay un montón de gente que se ha quedado atrás.

Barbara/Batgirl/ Foto tomada de la web sin fines de lucro

La biblioteca también es el lugar donde me di cuenta de que tan solos podemos llegar a estar, y como una sonrisa o unos minutos charlando con alguien les pueden aliviar el día.

El niño que llegaba a diario esperando que lo saludara, los abuelitos que me contaban sus anécdotas o me hablaban de libros, las personas especiales que necesitaban mi ayuda o me querían simplemente contar de su vida, cada uno de ellos  buscaba alguien con quien “hablar” un ratito, alguien con quien comentar o compartir un momento en este viaje llamado vida.

La biblioteca en su lugar mágico que vale mucho, pero mucho la pena mantener en nuestra sociedad, lastima que muchas autoridades no se den cuenta de ello y nuestras bibliotecas se vean afectadas por cortes de presupuesto.

Sino existieran las bibliotecas muchas personas se quedarían sin un lugar en donde leer el periódico a diario, aprender sobre el Internet e intentar no quedarse atrás, compartir con otras personas y lo más, más importante descubrir que cada libro es la puerta a un mundo diferente.

Disfruté mucho trabajar en la biblioteca y creo que sino me hubiera movido el piso otra gran oportunidad profesional que salió en mi camino, ahorita estuviera estudiando y esperando convertirme en  bibliotecaria.

Ahora estoy escribiendo una nueva etapa en mi vida profesional, llena de nuevos retos y oportunidades, una etapa en la que estoy combinando mi  pasión por escribir y las nuevas tecnologías.

Ahora soy la dueña del circo, vendó los boletos, me subo al trapecio y paso las palomitas. Estoy en una nueva nave, y de esta nave no me voy a bajar.

Mi top 3 de las canciones que no he dejado de tararear en estos dias

La canción novedad: “Calaveras”. Soy fan incondicional de Benny y me encantó su nuevo material La Marcha de la Vida y este tema que canta con Lila Downs es la onda.

“Calaveras”, Benny y Lila Downs

“y todo lo que siento, no encuentra la salida, me pone a temblar…”

La canción que no dejo de tararear: “Canta Corazón”. No soy fan de hueso colorado de El Potrillo, pero llevo días o creo que hasta semanas tarareando esta canción, y la escucho una y otra vez no se por qué…

“Canta corazón”, Alejandro Fernández


“Te lo dije cantando, te lo dije de frente/Que volverías conmigo/Volverías porque no quieres perderme”

La canción retro: “No woman no cry”. No les pasa que a veces sientes algo y no sabes como explicarlo, pero luego escuchas una canción y dices, eso, eso es lo que siento, pues bueno así me paso con este tema de Bob Marley una tarde.

“No woman no cry”, Bob Marley

“Good friends we have, oh, good friends we’ve lost/Along the way/In this great future,/You can’t forget your past/So dry your tears, I say/No woman no cry, no woman no cry

Que tenga un lindo fin de semana

L.